“La atención funciona” es un método de Mindfulness para niños y adolescentes que ha sido desarrollado y escrito por Eline Snel (terapeuta holandesa e instructora de Mindfulness). El método consiste en un programa de 8 a 10 semanas de duración, que está desarrollado conforme al MBSR (Programa de reducción de estrés basado en la Atención Plena) adaptado a niños y jóvenes.

Metodología del curso:

Grupos etarios sugeridos para armar los grupos:

  • 5 a 7 años
  • 8 a 12 años
  • 12 a 14 años
  • 14 a 19 años (se puede extender hasta los 22 años)

Metáfora de la rana:

La rana es el logo que identifica el método y se utiliza como imagen ya que se puede seguir fácilmente la respiración de las ranas, los niños/jóvenes pueden identificarlo fácilmente. Una rana está muy atenta y consciente al entorno y sólo se mueve cuando sea necesario. Además una rana puede permanecer quieta y dar un gran salto. También podemos estar muy quietos pero nuestros pensamientos pueden dar enormes saltos.

¿Qué pueden aprender los niños?

Con el entrenamiento “La atención funciona” los niños pueden aprender a:

  • Concentrarse y darse cuenta de cuando ya no lo están haciendo. Al interrumpir periódicamente sus actividades y “sentarse con la atención de una rana”, los niños y jóvenes aprenden rápidamente a conectar entre hacer y no hacer. Notar cuando están distraídos y saber como pueden volver a concentrarse es la base de cada concentración.
  • Desarrollar sus funciones ejecutivas.
  • Desarrollar la capacidad para relajar su mente y su cuerpo. Con la mente calmada aumenta también la capacidad de aprendizaje.
  • Identificar y entender las emociones y los procesos mentales como la ansiedad, ira, tristeza e inquietud. Al aceptar las emociones y los pensamientos y concederles su espacio, se crea la distancia necesaria para no ser arrastrado por esos sentimientos sin tener tampoco que ignorarlos. Como consecuencia de ello, surge la calma y la armonía.
  • Estar presentes en el AHORA, aunque haya cosas emocionantes que nos estén esperando o aunque hayan ocurrido cosas desagradables. AHORA está bien. Esto enseña a los niños y jóvenes a proyectar sus pensamientos menos hacia el pasado o hacia el futuro y centrarlos en el AHORA.
  • Tener confianza en si mismos aprendiendo a no juzgar sus propios pensamientos y emociones, sin tener necesariamente que identificarse con lo que piensan y sienten. Esto se consigue a través de una actitud abierta y libre de juicios de valor por parte del educador, profesor o padre.
  • Mejorar la memoria. Al centrar toda su atención en lo que hacen AHORA (a través de la concentración) penetran mejor en los cosas y pueden recordar más fácilmente lo que han aprendido.
  • Ser más amables consigo mismos y con los demás, lo que repercute en un aumento de la capacidad de comprensión y en una disminución del rechazo hacia los sentimientos o puntos de vista de los otros. Mediante la compasión y la práctica de la amabilidad, los niños perciben el verdadero valor de la tolerancia. Esa toma de consciencia está directamente relacionada con una disminución del acoso escolar y con un aumento de la aceptación de ser distinto.

Coordina:

Psicóloga Fátima Pérez

Formada por Eline Snel en AMT

Actualmente dictando programas de Mindfulness para niños y adolescentes en el ámbito educativo, salud y práctica privada.